Progresos de noviembre

Este mes estoy segura de que no habría hecho progresos en la sección de creatividad aplicada a la vida (o algo así) si no fuera porque tengo un artículo que publicar cada primera semana del mes. Tuve que buscar algunos trabajillos para hacer y he aquí lo que logré reunir.

En mi armario había un vestido veraniego de viscosa (elástico), que estaba usando poco porque no me parecía cómoda la parte pegada al pecho. Está atravesada por gomas elásticas redondas y el resultado rasca la piel. Ya había transformado una vez esta prenda cortándole las mangas para dejarlas en tirantes, pero después de probar la nueva versión al fin hace una semana pensé que le daría mejor uso como falda. Saqué las tijeras y emprendí las modificaciones que explico en el dibujo de abajo.

Transformación de vestido en falda

Primero corté el vestido de manera que quedase una cintura elástica para la falda, con un margen de costura para hacer un dobladillo simple para rematar el borde de corte. Luego acorté la longitud de la parte delantera de la falda, haciendo coincidir la línea discontinua con la línea que separa el cinturón de la falda. Para ello hay que fruncir la falda ligeramente y pasar una costura por encima de ambas líneas superpuestas. El sobrante de tela se queda como en la imagen de abajo, y como no me molesta no lo recorté.

Cómo acorté el delantero de la falda

También quité algo del ancho del cinturón para poder llevar la falda ajustada a la cintura, aunque creo que la foto de abajo de la falda es previa a esa modificación. El delantero más corto sí estaba, pero la diferencia es solo de unos centímetros y no se aprecia.

Todas las costuras las hice con una puntada recta de largo 3 y pese a la elasticidad de la tela encuentro que funciona bastante bien para solucionar rápidamente la transformación de la prenda.

Vestido
Falda transformada a partir del vestido

Hice algunas operaciones parecidas con una especie de pantalón de pijama o de gimnasia. La tela es también elástica pero la prenda me quedaba ancha y con la entrepierna colgando. Decidí usarla con la cintura alta para solucionar el problema de la tela colgante del modo más fácil.

Lo primero que hago siempre es ponerme la prenda al revés y marcar las modificaciones, normalmente tela sobrante, con imperdibles. Pellizqué la cintura elástica y fui colocando los imperdibles formando un arco hasta llegar a la entrepierna. Marqué de igual manera el tramo final de la pernera, que también me quedaba un poco holgado.

Costura para estrechar cintura de un leggin

El resultado final es un leggin ajustado para usar en conjunto con vestidos o faldas. Creo que nunca he usado muchas faldas en invierno, pero ahora me estoy sintiendo muy a gusto con ese modelo y planeo coser unas cuantas para este año.

Pijama transformado en leggins

Y el último trabajillo está relacionado con esta imagen que ya publiqué anteriormente.

Montaña textil derrumbada

En noviembre conseguí declutear (despejar) una de las bolsas. Algo de progreso al fin, una bolsa a la vez.

Una bolsa llena de retales

Vi que una de las bolsas contenía solo retales de diversas telas que estaba guardando para utilizar como en transformaciones de prendas que necesitasen algo de tela extra. Como ahora mismo tengo muchas telas y poco espacio decidí gastarlas sin pensármelo más. En ese momento el cubo de los trapos para limpiar la casa estaba vacío, así que decidí emplear los retales para eso. No eran telas nuevas sino de segunda mano, como casi todo lo que tengo, y estaban lo suficientemente gastadas como para se pudiese considerar que ya habían tenido un primer ciclo de vida suficientemente aprovechado.

Tomé cada retal y le quité algunas costuras, los botones y abrí las partes donde la tela estaba doble. Una vez lisa, cortaba la tela en trozos que me parecían adecuados para hacer un trapo. El albornoz que está hecho una pelota a la derecha de la imagen no lo corté porque con las telas de la bolsa ya tenía suficientes trapos.

Casi todas las telas eran de camiseta (elásticas) y al usarlas para limpiar la casa me he dado cuenta de que es un material muy adecuado para este uso. Es absorbente y apenas suelta pelusa, además de ahorrar dinero y recursos por ser gratis y reutilizado.

Trapos para la limpieza

También arreglé una de las velas del barco pirata playsombils de mi hijo, y seguiré arreglándolas. Se le había roto un trozo, así que lo reforcé con fieltro sintético pegado con cola blanca. Las velas son negras, así que para el próximo arreglo pegaré tela de poliéster negra con cola blanca (que al secarse se vuelve transparente) sobre el roto por ambas caras. Ya he hecho otros trabajos con tela y cola blanca y funciona estupendamente, ya que al secarse se queda pegada como una segunda piel.

La traducción de los fermentos también sigue avanzando. Hasta ahora he podido completar un tercio.

Deja un comentario