La temporada del bañador

Postal de verano

¡Ya estamos en verano! Y desde hace unas semanas han empezado fuertes las ganas de baño. En lo que respecta al uso de pañales de natación, mi hijo ya no los usa desde el verano pasado, pero hasta el verano anterior sí que recuerdo utilizar alguna vez un pañal bañador. Cuando digo “alguna vez” es porque solo los utilicé en piscina, y según recuerdo fuimos poco. Además no nos hacían mucha falta porque rara vez el crío hacía caca en medio del día y fuera de casa, pero en piscina como que mejorar asegurarnos 100% de que no se nos va a escapar nada.

En aquella ocasión como pañal bañador utilicé unos de los cobertores que le había comprado, y que estaba bastante nuevo todavía. Después he seguido utilizando este cobertor en la rutina de pañaleo normal, y a día de hoy la lámina impermeable todavía aguanta bien. Si en el momento de la piscina hubiera tenido un cobertor viejo, hubiera utilizado ese, pero no se dio el caso.

Voy a aprovechar y poner aquí alguna información sobre la utilización de los cobertores como bañador.

Lo básico sobre el cobertor como bañador

Para utilizar el cobertor como un bañador, se pone solo, sin relleno, ya que los absorbentes se hincharían con el agua y crearían un bulto grande y pesado entre las piernas del bebé.

Realmente el pañal bañador solo retiene la caca; el pipí se mezcla con el agua y se escapa. Esto es así en cualquier tipo de pañal bañador, incluso para los desechables. Hay que pensar que aún en el caso de que el pañal, de tela o desechable, llevara algún tipo de absorción mínima, las gomas de muslos y cintura siempre dejarán pasar agua al interior del pañal, y el absorbente no puede distinguir entre agua y pis, reteniéndolos ambos por igual hasta el límite de su capacidad. No es posible que un bañador pueda tener un cierre hermético y no le entre nada de agua.

Trucos

Recomiendo que el color del pul y del biés, tanto si es elástico como si no, sea más bien clarito. Tanto el cloro de las piscinas, habitualmente presente en gran abundancia, como el sol actúan como poderosos blanqueantes. Si el pañal ya era de un color pálido desde el principio, al final del verano se verá mucho más nuevo que si hubiera sido un pañal de colores muy intensos.

El cierre del cobertor debería ser con broches porque aguantan mejor con un bebé en movimiento. La verdad es que no he probado con un cobertor de velcro, pero sospecho que entre las contorsiones de mi hijo y la fuerza del agua podría llegar a desabrocharse, especialmente si el velcro es más bien de agarre suave.

Diferencias y semejanzas entre un pañal de natación y un cobertor utilizado como bañador

Los pañales de natación de tela pueden tener un forro para evitar el contacto del pul con la piel del bebé y/o ayudar a retener las heces.

En cuanto al ajuste, son muy parecidos ambos. En general, lo que pueda retener un pañal bañador también lo puede aguantar un cobertor.

¡Feliz verano!

Niño en la playa

Deja un comentario