Sobre Mena: un vistazo a lo oculto

Flor de almendro

El artículo de hoy es de naturaleza filosófica y trata de profundizar un poco más en la historia personal detrás de Mena.

He pasado toda la mañana escribiendo sobre papel para buscar lo que iba a decir… hasta que he cerrado el cuaderno y los párrafos se han quedado ahí. Así que ahora tengo buscar otras palabras.

Palabras en papel

Empecé esta página web para motivarme personalmente y para compartir los contenidos con otras personas. Yo misma he disfrutado y aprendido mucho de otros blogs vivenciales, y ya que las características de mi trabajo y de mi personalidad encajan con este formato, me decidí a abrir una página propia y reproducir a mi manera la experiencia.

La historia oculta detrás de esta bonita explicación es esta: me podría llamar a mí misma una persona introvertida.

Oh. Ahí está. Dije “persona introvertida” primero, y no “persona sin empleo remunerado” o “persona con la cabeza llena de sueños e historias”. Por lo visto esa es la raíz de todo.

Dejaré para otro día explicar por qué no estoy de acuerdo con la forma en que he visto a algunas personas usar esta palabra para definirse a sí mismas. Hoy diré simplemente que no estoy a gusto con este estado de las cosas, y que aunque mi objetivo es aprovechar al máximo los recursos de mi mundo interior, también lo es trascender situación actual a través de ejercicios de crecimiento personal.

Supuestamente personas extrovertida e introvertida

Puesto que uno de los lemas que adopté al crear este emprendiacierto* es el de “Crea tú misma lo que te gustaría ver en las páginas web de otr@s”, inmediatamente me ha surgido la pregunta de cómo abordar este camino personal en Mena, ya que está íntimamente relacionado con mi trabajo. Separar ambas cosas es quitar autenticidad al contenido.

Yo solo puedo trabajar en Mena si mantengo la autenticidad, es decir, si me muestro tal y como soy. Esto me da libertad para poder dejar volar la imaginación, y como consecuencia mantengo la emoción por lo que estoy haciendo.

Sinceramente todavía no sé cómo dar forma a la línea de crecimiento personal de Mena. Mantengo cierto orden en las publicaciones, pero detrás del escenario ahora mismo mi cabeza está llena de ideas confusas.

Por el momento voy a añadir a mi rutina habitual dos artículos al mes sobre “la cara oculta de Mena”. (Aunque en el apartado de la categoría del blog seguiré poniendo solo “Sobre Mena”.)

Nuevo calendario del blog Mena

Tendré que decidir cuánto de mi historia puedo contar y con qué detalle. Esa es la parte muy, muy difícil, pero si yo fuera una lectora de mi web y no la autora, querría conocerla. A mí me ayuda, me ha ayudado mucho leer sobre experiencias reales de crecimiento personal, y por eso creo que a otras personas también puede ayudarles.

Y no es difícil solo porque hablar de las carencias y fracasos personales es muy duro. También porque sé que el objetivo último de mi trabajo es cambiar. Y que para eso me tengo que poner objetivos. Y tengo miedo a no conseguir los objetivos ni hacer progresos dignos de ser publicados como ejemplo.

Pero elijo creer que tengo un gran potencial como persona y que encontraré mi hueco en la vida. Elijo trabajar en ello. Y esta es mi conclusión para hoy.

¡Feliz día! (Y a mí misma:) Gracias por conservar el Amor a la Vida.

Nota: déjame mostrarte que comprendo que tengo que reconocer que hoy es San Valentín. He preparado esta ilustración:

Summerly y amigos

Aunqueee… cuando ideé el dibujo parecía que tenía más que ver con el evento. Son personajes de una de mis historias. La he puesto en tamaño pequeño para ocultar parcialmente la ejecución regular. Tantos años sin dibujar han puesto un paréntesis a mi ritmo de mejora.

Y otra: Nota: como leo tanto en inglés continuamente siento la tentación de escribir en inglés. De alguna manera suena más “guay” en mi mente. ¿Quizás es porque el inglés, al ser gramaticalmente más simple y escueto, parece más arrogante? Pero he acordado conmigo misma que en Mena se escribe al 100% en castellano. O al 99%. Excepto lo del declúter** 😛

* Emprendiacierto: evulónimo de “emprendimiento”. Un evulónimo es una palabra más positiva que la original, de alguna forma.
** Llegaremos, llegaremos; llegaremos a esa parte. Qué ganas tengo.