Introducción a los pañales de tela

Índice

Qué son y cómo se usan

Los pañales de tela modernos están hechos para poder ser lavados y reutilizados una gran cantidad de veces. Según la calidad pueden durar para varios bebés. Tienen un precio inicial más alto que los pañales desechables, que se amortiza con el uso, pudiendo suponer un ahorro económico significativo para un uso predominante. La otra ventaja de la utilización de este tipo de pañales es para el medio ambiente, ya que significa generar mucho menor volumen de residuos y, según las telas que los compongan, también menos toxicidad.

Típicamente un pañal de tela requiere de una breve preparación si se compone de varias piezas, del lavado y un mantenimiento mínimo.

Están fabricados combinando telas impermeables y absorbentes. Los materiales más populares para los cobertores y las capas impermeables son el PUL (poliuretano laminado) y la lana. Para la parte absorbente, que puede ser un pañal completo (pañal ajustado) o un insertable en forma de compresa, se pueden utilizar tejidos de algodón, cáñamo, bambú, o sintéticos como la microfibra.

Las formas que pueden tomar los pañales de tela son muy diversas. Algunos pañales tienen la misma forma que los desechables, y otros son simples cuadrados de tela absorbente combinados con algún método de sujeción e impermeabilización. Las formas más populares son las siguientes:

Los pañales “todo en uno”. Tienen una capa externa impermeable y varias internas absorbentes, y todas las capas están unidas permanentemente. La principal ventaja de este pañal es que es el más sencillo de utilizar, ya que no requiere de preparación.

Los “rellenables”. Se componen de un pañal con forma “clásica” (igual que los desechables) de dos capas, la exterior impermeable. Entre esta y la capa interior se deja un bolsillo en el cual se insertan los absorbentes. La función de la capa de tela interior suele ser hidrófuga, aparte de que ayuda a sujetar la inserción absorbente, contribuyendo a la comodidad en la preparación, transporte y colocación del pañal.

Los “ajustados”. También con forma clásica, estos pañales se componen únicamente de tela absorbente y requieren de la adición de un cobertor impermeable. La razón por la que se puede preferir un pañal ajustado a una simple pieza absorbente rectangular insertada en un cobertor es que el ajustado presenta una mayor superficie absorbente y barreras antifugas adicionales, ya que cuenta con sus propios elásticos que ciñen el pañal alrededor de los muslos y la espalda.

Los “cobertores”. Se componen de una sola capa de tela impermeable con forma “clásica” o de braguita, en el caso de la lana. Son muy versátiles, ya que se pueden utilizar más de una vez sin lavarlos, si solo se han humedecido ligeramente de orina, y se pueden combinar con cualquier tipo de absorbente.

Los “todo en dos”. Son esencialmente cobertores, pero traen los absorbentes incluidos y un sistema de broches adicional para sujetarlos al pañal.

Volver

Preparación y colocación

En primer lugar, en el caso de los pañales unitalla, seleccionaremos la talla que corresponda por medio de unas filas de broches.

Seguidamente, y puesto que se lavan por separado, deberemos unir las piezas absorbentes y la impermeable antes de colocar el pañal al bebé. En el caso de la combinación ajustado-cobertor, simplemente colocaremos las piezas sucesivamente en el momento de cambiar al bebé.

El pañal se suele abrochar al bebé por medio de broches de presión o de velcro. En el caso de las piezas absorbentes, algunas se sujetan con imperdibles de seguridad, pinzas con dientes u otros medios.

Volver

Tiempo de uso y absorbencia

El tiempo de uso de referencia se podría fijar en tres horas, pero depende de la frecuencia y el volumen de orina. En bebés más pequeños típicamente los cambios serán más frecuentes, y con los niños mayores, menos. Como ejemplo, algunos recién nacidos pasan por unos siete cambios al día, mientras que un niño de dos años podría usar tres o cuatro pañales, incluyendo el de la noche. A los niños mayores no suele ser necesario cambiarles el pañal durante la noche.

Volver

Guardar los pañales sucios

Los pañales usados se pueden almacenar en seco dentro de un cubo con tapa durante dos o tres días.

Volver

Lavado

Se pueden lavar en lavadora junto al resto de ropa en un ciclo largo (algodón). Las partes absorbentes se limpian mejor si se lavan con algo de temperatura, hasta 60º según el tipo de tela. Las piezas impermeables se pueden estropear a altas temperaturas, por lo que no se deben lavar a más de 30ºC-40ºC. Si el pañal contiene heces se enjuaga antes de meterlo en la lavadora. Se puede utilizar un detergente normal sin glicerina, que reduce la absorbencia, y sin añadir suavizantes ni blanqueantes, que pueden estropear los componentes del pañal y reducir la absorbencia por acumulación de residuos.

Volver

Mantenimiento

El jabón se acumula en las telas si no se enjuagan bien, por lo que al cabo de unos meses se puede reducir la absorbencia del pañal. Por eso se recomienda hacer uno o un par de lavados sin detergente de los pañales limpios periódicamente o cuando se detecte una menor capacidad de absorción. Si el pañal empieza a oler también es señal de que necesita un lavado de mantenimiento. En el caso de las piezas absorbentes el lavado será a 40ºC-90ºC, según el tipo de tela, y las piezas impermeables pueden aguantar hasta 90ºC según el tipo de impermeable PUL con que estén confeccionadas. En caso de duda, lavar a 40ºC máximo. Los forros polares necesitan de enjabonado extra y varios enjuagues para eliminar olores.

Volver

Otros usos

El cobertor impermeable sin absorbentes, o incluso el rellenable vacío también se pueden usar como pañal bañador, ya que las dobles barreras son efectivas para retener las heces. Es importante asegurarse especialmente en estos casos de ajustar bien el pañal.

Volver

Preguntas frecuentes

Sobre los modelos distribuidos desde Mena

Desde Mena fabricamos solo los modelos “rellenables”, “ajustados” y “cobertores”, porque creemos que son los más versátiles. Son los que más combinaciones admiten, entre sí y con otras marcas y fabricaciones caseras.

Volver

¿Cuáles son los pañales más ecológicos?

Los materiales más ecológicos son las fibras naturales y, si procede, de cultivo ecológico, ya que son las que menos contaminan, tanto en el proceso de cultivo y fabricación como en la utilización del producto final. Por lo tanto el modelo de pañal lavable más ecológico es el que se compone de una parte absorbente de algodón ecológico y una parte impermeable de lana, todo en colores crudos.

A la hora de decidirse por un modelo de pañal u otro entra en juego la valoración de las ventajas e inconvenientes de cada tipo de tela y modelo. Ahora mismo desde Mena se distribuyen los modelos “rellenable”, “ajustado” y “cobertor”, fabricados con telas de PUL, polar, bambú y algodón ecológico. Algunas de las características más ventajosas de estos materiales son la finura y versatilidad del PUL, la sensación seca sobre la piel que aporta el forro polar, que ayuda especialmente en el descanso nocturno, y la absorción óptima de la microtoalla de bambú y el muletón de algodón ecológico. La intención es aumentar la utilización de telas ecológicas y seguir investigando modelos multifuncionales.

Volver

Volver a la página de pañales de tela

Ir a la tienda de pañales de tela