Transformación de camiseta “para correr”

Camiseta deportiva

Hace unos días encontré en la red un grupo de sobre todo mujeres que todos los meses se lanzan retos relacionados con las manualidades. Llevo haciendo uno u otro tipo de manualidad toda mi vida, y es la manera de pasar el tiempo que más a gusto, disfrutando y tranquila, me hace sentir. Cuando vi que el reto de este mes se relacionaba con “gimnasia y deportes” inmediatamente me vino a la mente una camiseta deportiva que me llegó hace unas semanas y que puse en mi pila de prendas para transformar.

Esta es la manualidad a la que más tiempo dedico desde hace un par de años, quizás: la transformación, normalmente a través de la costura, de prendas y textiles que ya han tenido un ciclo de vida anterior. La mayoría de piezas que transformo las añado a mi propio armario. Algunas las utilizo en otro tipo de creaciones.

Seguir leyendo

Los pañales de tela de Mena. III (el cobertor)

El cobertor

El pañal más barato y versátil de los modelos modernos que se suelen ofrecer es seguramente el cobertor. Consta de una sola fina capa impermeable y se puede combinar con absorbentes de diversas fuentes. Entre ellas están el ajustado de bambú y el conjunto de absorbentes planos de algodón orgánico de Mena. Además, se suele decir que un cobertor se puede volver a utilizar dos o tres veces sin lavarlo, ya que la lámina impermeable que cubre la cara interior del pañal se limpia fácilmente con un paño húmedo y si se usa un buen absorbente no tiene por qué mojarse mucho.

El cobertor es unitalla, lo que significa que se puede adaptar para ajustarse desde la talla S hasta la XL. El ajuste se realiza con ayuda de los broches colocados estratégicamente para poder cambiar tanto la longitud del tiro como el ancho de la cintura.

Seguir leyendo

Progresos de noviembre

Transformación de vestido en falda

Este mes estoy segura de que no habría hecho progresos en la sección de creatividad aplicada a la vida (o algo así) si no fuera porque tengo un artículo que publicar cada primera semana del mes. Tuve que buscar algunos trabajillos para hacer y he aquí lo que logré reunir.

En mi armario había un vestido veraniego de viscosa (elástico), que estaba usando poco porque no me parecía cómoda la parte pegada al pecho. Está atravesada por gomas elásticas redondas y el resultado rasca la piel. Ya había transformado una vez esta prenda cortándole las mangas para dejarlas en tirantes, pero después de probar la nueva versión al fin hace una semana pensé que le daría mejor uso como falda. Saqué las tijeras y emprendí las modificaciones que explico en el dibujo de abajo.

Seguir leyendo